Estrategias de Trading

El análisis técnico se basa en la premisa de comprar barato y vender caro aprovechando las fluctuaciones continuas que se producen en los mercados. Más que tratar de obtener grandes pelotazos, el objetivo de este método de inversión es utilizar estas fluctuaciones para obtener rentabilidades superiores al 2% semanal, que aunque no parezca mucho, equivale a un 280% anual (en el muy improbable caso de que podamos ganar las 52 semanas del año).

Existen mecanismos estadísticos que permiten tener un cierto grado de certidumbre sobre qué acciones subirán y bajarán en los próximos días y semanas en función del comportamiento previo de las cotizaciones. Aunque no son infalibles, estos mecanismos permiten invertir con más probabilidades de ganar que de perder.

Es importante tener en cuenta que la utilización de estos mecanismos estadísticos nos harán realizar inversiones con las que perderemos dinero, por lo que es obligatorio establecer mecanismos para “controlar las pérdidas” cuando esto ocurra. Si nuestro objetivo es ganar un 2% semanal, nuestro límite de pérdidas en cada inversión deberá ser el mismo, de modo que, a largo plazo, obtengamos beneficios.

Esta forma de inversión requiere un seguimiento constante de los mercados en tiempo real, ya que en cuestión de horas se pueden esfumar las ganancias acumuladas. Igualmente, requiere que invirtamos a través de un broker que cobre unas comisiones muy ajustadas, ya que los margenes de beneficios de estas operaciones son muy estrechos (2%-3%) y hay que repetirlos muchas veces para obtener algo de dinero.

Idealmente, estas comisiones deberían estar por debajo del 1% del efectivo sumando las comisiones de compra, venta, custodia y el corretaje en bolsa. Algunos brokers cobran una comisión fija de 7€ por operación, por lo que la inversión mínima por operación debería ser entre 1500€ y 2000€, según las condiciones que tengamos.

Al trabajar con criterios estadísticos, también resulta crítico diversificar las inversiones, ya que no sabemos qué valores de los que parecen que van a subir van a hacerlo. Como mínimo, no deberíamos invertir más de 1/8 de nuestros fondos en un mismo valor. No seguir esta recomendación supone asumir un muy elevado, incluso limitando las pérdidas, ya que con menos operaciones la estadística nos la puede jugar.

Sólo cuando no disponemos de suficiente dinero para diversificar sin que las comisiones se coman los beneficios (es decir, cuando disponemos de menos de 12.000€ para invertir), es justificable invertir más de 1/8 del capital en un valor, a sabiendas del riesgo adicional que estamos corriendo.

He decidido publicar aquí mis ejercicios de trading sobre acciones del mercado continuo por si a alguien le pueden ser de utilidad. Estas acciones son elegidas en función de criterios estrictamente técnicos y en las valoraciones se incluyen los gastos generados por las operaciones, de modo que el resultado de la simulación sea lo más realista posible. Use esta información bajo su entera responsabilidad, no soy responsable de lo que hagas con tu dinero.



Semana 35, 2008 [4.319,92 €]

La semana pasada tuvimos una mala semana, con muchas pérdidas que sólo se pudieron atenuar gracias a REE. Disponemos de todo nuestro capital en efectivo, sin embargo, esta semana toca caer. Todos los valores muestran fuertes tendencias bajistas para los próximos días, así que toca esperar.

RECTIFICO. ANTES DE LA APERTURA DEL MARTES PUBLICARÉ LA LISTA DE RECOMENDACIONES

Semana 34, 2008 [4.402,51 €]

La semana pasada perdí una gran oportunidad de dar un pelotazo por no estar atento a las cotizaciones, es lo que tiene no dedicarse a esto. Por suerte pudimos salvar los muebles el viernes, y salirnos de los valores. Con el efectivo del que disponemos, casi 3.000€ recomiendo entrar en aquellos valores de los indicados abajo con (?) que superen sus valores de cierre del viernes durante la jornada y marcen máximos y mínimos crecientes cada hora. Si no, esperaremos

ValorCompraStop LossVenta% Dif.Observaciones
TítulosFechaCotizaciónInversiónFechaCotizaciónBeneficios
TUB.MC27118/08/085,44 €1.484,24 €5,33 €20/08/085,33 €-39,81 €-2,68%
SYV.MC3205/08/0813,04 €427,28 €12,78 €20/08/0812,52 €-26,64 €-6,23%
DGI.MC156711/08/080,64 €1.012,88 €0,62 €18/08/080,60 €-72,68 €-7,18%
REE.MC3918/08/0838,34 €1.505,26 €38,50 €E/C39,35 €29,39 €1,95%
1.505,26 €29,39 €-1,88%4.319,92 €4.319,92 €

Resultado de la semana:-82,69€ (-1,88%) | IBEX: -1,62% | MC: -1,77%

Evolución semanal: En la apertura del lunes los únicos valores que cumplieron los criterios de compra fueron Red Eléctrica y Tubacex, así que invertimos la mitad del efectivo disponible en cada uno. A entr las 12h y las 14h Service Point también cumplió los criterios, pero ya habíamos invertido todo el dinero, aunque de todas formas acabó dándose la vuelta. A última hora del lunes se activó el stop loss de Dogi, y asumimos unas pérdidas de 41,34€. Como ya comenté en otra ocasión, este método es estadístico e implica perder de vez en cuando.

El dinero del stop loss de Dogi lo vamos a meter en “Bolsas y Mercados Españoles” a primera hora del martes en cuanto el valor empiece a subir (el escenario que preveo es que abra a la baja y a media jornada se de la vuelta). Otra buena opción podría ser Técnicas Reunidas.

El martes BME.MC estuvo todo el día cayendo, así que no realicé ninguna compra de acciones. Por contra, Sacyr se dio la vuelta el lunes a última hora (¡como no me di cuenta!) y perforó su stoploss de cierre diario durante el martes, igual que tubacex. El miércoles pudimos malvender ambos valores en la apertura, aunque asumiendo fuertes pérdidas porcentuales.

Por otra parte, el único valor en cartera está en zona de sobreventa diario, por lo que habrá que vigilarlo de cerca. He actualizado el stoploss al nuevo criterio dinámico. Estoy vigilando técnicas reunidas como opción de compra si se da la vuelta antes de caer por debajo de 40,35€.

El viernes REE llegó al 2% de rentabilidad a ultima hora, antes de darse bruscamente la vuelta. Por suerte, el valor rebotó antes del cierre y pudimos cerrar la posición con beneficios.

Conclusiones: El domingo, cuando estaba estudiando las opciones para la semana, se me pasó por la cabeza recomendar no hacer nada, ya que los indicadores no eran muy prometedores. Sin embargo, me empeñé en invertir cuando el escenario no era muy positivo. Ese fue mi primer error, hay que aprender a estar fuera de la bolsa.

Por otra parte, el método de establecer el StopLoss según el cierre diario no parece estar dando buenos resultados, ya que el tiempo de reacción es muy largo teniendo en cuenta el estrecho margen en el que nos movemos. En el futuro, el stop loss será dinámico, un 2% por debajo del último cierre (o del precio de compra, lo que sea mayor), y el criterio de venta será que la cotización se haya mantenido por debajo de dicho límite durante 3 horas. Esperemos minimizar los daños de esta manera.

Semana 33, 2008 [4.343,14 €]

La semana pasada fue la mejor hasta la fecha por sus resultados, y la cerramos con más 2.000€ en efectivo. Mis elecciones para la próxima semana son Dogi y Cementos Portland, un par de chicharros que presentan gráficos prometedores. Entre la lista de finalistas, que también podrían ser una compra interesante se quedaron Repsol, Solaria a varias semanas vista, Gas Natural, Service Point y Banco Pastor.

ValorCompraStop LossVenta% Dif.Observaciones
TítulosFechaCotizaciónInversiónFechaCotizaciónBeneficios
REP.MC011/08/0820,6320,01 €N/A20,25 €-1,84%
SLR.MC011/08/085,45,24 €N/A5,24 €-2,96%
GAS.MC011/08/0832,1131,15 €N/A32,18 €0,22%
SPS.MC011/08/081,591,54 €N/A1,63 €2,52%
PAS.MC011/08/087,046,83 €N/A7,18 €1,99%
SYV.MC3205/08/0813,04 €427,28 €12,65 €E/C13,25 €-3,28 €-0,77%
MVC.MC3828/07/0849,00 €1.872,00 €47,53 €15/08/0850,55 €48,90 €2,61%
DGI.MC156711/08/080,64 €1.012,88 €0,62 €E/C0,63 €-25,67 €-2,53%
CPL.MC2511/08/0841,20 €1.040,00 €39,96 €15/08/0842,82 €30,50 €2,93%
4.352,16 €50,45 €1,16%4.402,61 €

Resultado de la semana:+50,45€ (+1,16%) – IBEX: -0,53% | M.C: -0,76%

Evolución semanal: El Lunes por la mañana entramos en Cementos Portland y Dogi, como estaba previsto. Fue una jornada alcista en general, a cuyo cierre debimos haber vendido Sacyr, ya que la ganancia que habíamos acumulado en 4 sesiones era superior al 6%, pero como no estuve pendiente de la evolución del mercado no pude dar la señal de venta, y el jueves perdíamos todo lo ganado (hubiera sido una buena oportunidad para verder y volver a comprar). Lo mismo pasó con Cementos Portland, que el martes cerró a 43,96, lo que equivale a más del 5% en dos días.

Atentos a Metrovacesa por encima de 51, es un buen momento para vender, aunque igual llega a 52 en los próximos días… en función de lo que haga el viernes venderemos. Lo mismo con Cementos Portland a partir de 42,85, que es un 3% de rentabilidad en la semana.

Finalmente el viernes vendimos Metrovacesa y Cementos Portland cerca de los objetivos marcados porque los valores se mostraban incapaces de continuar las subidas e ibamos ganando más del 2%.

Conclusiones: Pese a no haberlo explicado antes, una de mis premisas es deshacer posiciones cuando la rentabilidad porcentual supera al número de días que han pasado desde que compré el valor… especialmente cuando la rentabilidad es superior al 3%. Así, en el caso de Sacyr de esta semana, el lunes habían pasado 4 días y la rentabilidad llegó a ser del 7,1% un poco antes del cierre. Cualquier inversor sensato habría recogido beneficios (todos o una parte) esa misma tarde o a la mañana siguiente, cuando abrió a la baja.

Igualmente, si el cierre semanal de un valor supera el objetivo genérico para cualquier semana (el 2%) y el valor no parece que pueda seguir subiendo, conviene deshacer posiciones y recoger lo ganado por si las moscas. Queda dicho para futuras ocasiones.

Semana 32, 2008 [4.205,14 €]

La semana pasada los valores elegidos se movieron lateralmente, por lo que no disponemos de efectivo para realizar nuevas operaciones y nos mantendremos a la espera de la evolución de los valores seleccionados. NAT.MC está en zona de sobreventa diaria, por lo que es previsible que tenga retrocesos durante la semana, pero no creemos que cierre por debajo del stop loss marcado. Hemos ajustado los stoploss de los dos valores adquiridos la semana para minimizar las pérdidas en caso de que se den la vuelta los mercados, ya que los anteriores valores nos parecían demasiado flexibles en un mercado tan volátil.

ValorCompraStop LossVenta% Dif.Observaciones
TítulosFechaCotizaciónInversiónFechaCotizaciónBeneficios
BIO.MC30321/07/081,50 €464,50 €1,43 €05/08/081,42 €-34,24 €-7,37%
SYV.MC3205/08/0813,04 €427,28 €12,65 €E/C13,40 €1,52 €0,36%
MVC.MC3828/07/0849,00 €1.872,00 €47,53 €E/C49,79 €20,02 €1,07%
NTC.MC311628/07/080,61 €1.910,76 €0,59 €07/08/080,66 €145,80 €7,63%
4.210,04 €133,10 €3,16%4.343,14 €

Resultado de la semana:+138€ (+3,28%) – IBEX: +2.10% ; M.C: +3,03%

Evolución semanal: El Lunes Puleva Biotech ha cerrado por debajo de su stoploss, por lo que la venderemos a lo largo del martes salvo que recupere el nivel de stoploss durante la sesión, algo que vemos difícil. Si no reacciona con fuerza al alza antes de las 12h, vender y comprar Sacyr Vallermoso.

El Martes Puleva Biotech confirmó su tendencia bajista y se vendió a 1,42; asumiendo una pérdida del 7%. Con ese dinero compramos Sacyr tal y como estaba previsto, aunque llegamos tarde al arranque alcista que empezó esa misma mañana.

El jueves vendimos NTC cuando alcanzó los 0,67€ durante la última media hora de cotización, a pesar de que al día siguiente abrió al alza y que es posible que a este valor le quede recorrido al alza, después de tomarse un respiro. Cerramos así la mejor semana inversora de lo que llevamos de simulación.

Semana 31, 2008 [4.247,40 €]

Para esta semana probaremos a reducir el número de valores para reducir el lastre de las comisiones de las operaciones, pese a que es una estrategia (no diversificar) contraria al sentido común… pero no hay más remedio invirtiendo tan “poco” dinero. Los valores elegidos a continuación son para comprar entre las 9h y las 11h del lunes SI ABREN AL ALZA. Los valores que no abran en positivo, los dejamos fuera e invertimos todo el dinero en los que sí lo hagan.

ValorCompraStop LossVenta% Dif.Observaciones
TítulosFechaCotizaciónInversiónFechaCotizaciónBeneficios
BIO.MC30321/07/081,50 €464,50 €1,43 €E/C1,46 €-22,12 €-4,76%
REY.MC028/07/088,24 €0,00 €7,83 €N/A8,18 €-0,73%
MVC.MC3828/07/0849,00 €1.872,00 €46,55 €E/C49,00 €-10,00 €-0,53%
NTC.MC311628/07/080,61 €1.910,76 €0,58 €E/C0,61 €-10,00 €-0,52%
UNF.MC028/07/0814,90 €0,00 €14,16 €N/A17,06 €14,50%
UPL.MC028/07/0812,64 €0,00 €12,01 €N/A12,90 €2,06%
4.247,26 €-42,12 €-0,99%4.205,14 €

Resultado de la semana: -42,12 €

Evolución semanal: El lunes la bolsa empezó a la baja, y de los valores preseleccionados sólo 2 cumplían las premisas dadas para la compra entre las 9 y las 11 del lunes, que fueron los que compramos: Natraceutical y Metrovacesa. Desgraciadamente Unión Fenosa se dió la vuelta un par de horas después, con lo que su compra hubiera sido todo un éxito de haberse ejecutado.

Las perspectivas para NAT.MC son bastante positivas para esta semana: Recomiendo vender si detiene su progresión alcista en el gráfico horario, especialmente por encima de 0,66. Atentos a MVC.MC, vender si cierra por debajo del stop loss. Lo mismo para BIO.MC.

Finalmente, los valores elegidos cerraron la semana al mismo precio con el que la abrieron, sin alcanzar los objetivos marcados ni rebasar los stop loss, por lo que optamos por quedarnos en los valores a la espera de la próxima semana.

Semana 30, 2008 [4.182,82 €]

Después de un par de semanas de descanso para analizar el descalabro de las anteriores inversiones, volvemos a los mercados con más esperanza que confianza. Aviso que los StopLoss los he situado en un 5% de perdidas, porque no tenía tiempo de más.

ValorCompraStop LossVenta% Dif.Observaciones
TítulosFechaCotizaciónInversiónFechaCotizaciónBeneficios
BME.MC1921/07/0823,85 €463,15 €22,66 €25/07/0825,22 €16,03 €3,46%
DIN.MC2821/07/0816,51 €472,28 €15,68 €23/07/0819,00 €59,72 €12,65%
DGI.MC61521/07/080,74 €465,10 €0,70 €25/07/080,74 €-10,00 €-2,15%
EAD.MC3621/07/0812,71 €467,56 €12,07 €24/07/0812,94 €-1,72 €-0,37%
ECR.MC239321/07/080,19 €464,67 €0,18 €25/07/080,20 €13,93 €3,00%
FAE.MC8021/07/085,66 €462,80 €5,38 €25/07/085,66 €-10,00 €-2,16%
BIO.MC30321/07/081,50 €464,50 €1,43 €En Cartera1,50 €-10,00 €-2,15%
SAB.MC8621/07/085,28 €464,08 €5,02 €24/07/085,43 €2,90 €0,62%
ZOT.MC3421/07/0813,26 €460,84 €12,60 €25/07/0813,60 €1,56 €0,34%
4.184,98 €62,42 €1,49%4.247,40 €

Resultado de la semana: +62,42 €

Evolución semanal:
El comportamiento de Dinamia superado mis expectativas. Pese a que los indicadores señalan que le podría quedar algo de recorrido al alza, opto por recoger los beneficios el miércoles, ya que una rentabilidad de +10% es un excelente resultado semanal y es un valor bastante estrecho.

El jueves por la tarde vendí EADS y Sabadell tan pronto mostraron debilidad en su evolución intradiaria, en un intento de salvar los muebles. BME, Ercros, Faes y Zardoya está el borde de darse la vuelta. Si mañana abren a la baja, trataré de cerrar las posiciones sin demasiadas pérdidas. Es probeble que también liquide Puleva Biotech y Dogi según evolucionen al largo del día.

El Viernes cerramos todas las posiciones con mayor o menor fortuna conforme los valores iban perdiendo tendencia, a excepción de Puleva Biotech, que mantenemos en cartera.

Conclusiones: El saldo final de la semana ha sido positivo, aunque lejos de las ganancias de 110€ que alcanzamos el miércoles. A la hora de evaluar los modestos resultados obtenidos hay que tener en cuenta que, al diversificar la inversión con tan poco dinero, las comisiones de compraventa se están comiendo casi todos los beneficios (representan entre el 5 y el 6% del total invertido por valor).

Semana 27, 2008 [4.562,84 €]

Disponemos de un saldo inicial de 4.562,84 €, que invertimos de la siguiente manera:

ValorCompraStop LossVentaObservaciones
TítulosFechaCotizaciónInversiónFechaCotizaciónBeneficios
REN.MC9530/06/085,11 €495,45 €4,8603/07/084,85 €-24,70 €Activado StopLoss
A3TV.MC9230/06/085,32 €499,44 €5,0402/07/084,99 €-50,36 €Activado StopLoss
JAZZ.MC217430/06/080,22 €488,28 €0,2202/07/080,20 €-63,48 €Activado StopLoss
IDO.MC16730/06/083,00 €511,00 €2,9902/07/082,90 €-36,70 €Activado StopLoss
SOL.MC7230/06/086,95 €510,40 €6,7302/07/086,69 €-38,72 €Activado StopLoss
TL5.MC7330/06/087,97 €591,81 €7,6602/07/087,57 €-49,20 €Activado StopLoss
IBLA.MC28930/06/081,58 €466,62 €1,6501/07/081,52 €-37,34 €Activado StopLoss
BBKT.MC6430/06/087,51 €490,64 €7,3501/07/087,23 €-37,92 €Activado StopLoss
BIO.MC26030/06/081,92 €509,20 €1,8304/07/081,76 €-41,60 €Activado StopLoss
4.562,84 €-380,02 €4.182,82 €

Resultado: -380,02€ (-8,33%)

Evolución de la semana: Elegí una mala semana para empezar mi simulación. Han saltado todos los Stop Loss según se desplomaban las cotizaciones y nos vamos calentitos a casa. Aunque hemos perdido la batalla, pero la guerra continua. Como parte positiva, los stop loss han permitido limitar el descalabro, que podía haber sido peor.

Conclusiones: A la hora de invertir a corto plazo, en base a indicadores técnicos, es obligatorio establecer un límite a las pérdidas. La técnica se basa en una

La reforma del IRPF favorece las rentas del capital sobre las del trabajo

Con motivo del inicio de la campaña de la renta he tenido ocasión de comprobar empíricamente como la reforma fiscal de 2007 favorece las rentas del capital sobre las del trabajo. Antes de la reforma del IRPF todos los ingresos del declarante estaban integrados en su base imponible, por la que se tributaba al tipo asignado al rango de ingresos correspondiente con los suyos. A partir de la reforma se “iguala el tratamiento a todos los tipos de ahorro” a través de su separación en una base imponible del ahorro, que tributa al 18% en todos los casos.

Gracias a esta medida, ya es fiscalmente más beneficioso dedicarse a negocios especulativos basados en el capital financiero que a negocios productivos basados en el trabajo, con las consecuencias que ello implica para nuestra economía y para nuestro modelo de convivencia.

Trabajar o especular, he ahí el dilema

A la hora de tributar, la cuantía a pagar varía sustancialmente dependiendo de la situación personal de cada uno. Por ello, para ejemplificar mi tesis, utilizaré un ejemplo, concreto aunque representativo, del funcionamiento de la base de ahorro. Para este simulacro fiscal utilizaré el caso de un hombre de 29 años, soltero, residente en Madrid, sin hijos ni mayores a su cargo, que vive en un piso alquilado cuyo alquiler no puede desgrabarse porque su casero no lo declara, y carece del resguardo del ingreso de la fianza en el IVIMA. En ambos casos los ingresos son los mismos: 50.000€ brutos al año. Lo único que cambia es la forma de obtenerlos.

Escenario 1: Trabajador por cuenta ajena.

Después de muchos años trabajando, nuestro hombre ha ascendido en el escalafón hasta ejecutivo de una gran multinacional, y obtenido un sueldo al nivel de sus capacidades. Todas las mañanas se levanta temprano para ir a trabajar, y suele quedarse por las tardes para impulsar los proyectos que se van quedando rezagados porque todavía le queda progresión en la empresa.

De los 50.000€ brutos que cobra le han retenido 12.000€ a cuenta del IRPF, y ha pagado 2.350€ de seguridad social. Al ir a hacer la declaración de la renta correspondiente al ejercicio 2007, le sale que su cuota total final es de 11.730.08€. Es decir, que su presión fiscal es del 23.46%, y el resultado de su declaración es a devolver 269,92€.

Captura del programa PADRE con el resultado de una declaración de la renta con unos ingresos de 50.000€ provenientes en exclusiva del trabajo por cuenta ajena

Escenario 2: Especulador de andar por casa

En el segundo caso nuestro hombre, sabedor de las implicaciones de las reformas fiscales realizadas en 2007, finalmente se ha convencido de que eso de trabajar es para ricos. La nueva base del ahorro, con una tributación plana al 18%, hace mucho más ventajoso fiscalmente vivir de las rentas que trabajando.

Gracias a un capital que tenía ahorrado y sus amplios conocimientos sobre mercados financieros, ha obtenido beneficios por importe de 50.000€: que si unos futuros sobre el petroleo, unos warrants por aquí, unos fondos asiáticos por allá, algunas acciones de empresas OPAdas… todo desde la comodidad de su casa gracias a la operativa por Internet.

Para no quedarse sin seguridad social ni jubilación, opta por darse de alta en autónomos y cotizar por la base mínima. Al no desarrollar ninguna actividad, no percibe ingresos de actividades económicas; aunque podría, porque los mercados sólo abren de 9 a 5 y con las ordenes condicionadas no necesita seguir las cotizaciones al segundo.

Al ir a hacer la declaración de la renta correspondiente al ejercicio 2007, le sale que su cuota total final es de 8.091€ (!). Es decir, que su presión fiscal es del 16.18%, y el resultado de su declaración es a pagar 6.530,55€. Incluso aunque el especulador aumentara su cotización a la Seguridad Social el resultado no variaría ni un céntimo.

Captura del programa PADRE con el resultado de una declaración de la renta con unos ingresos de 50.000€ provenientes en exclusiva de compra-venta de acciones

Balance

Como me consta que la mayoría de los lectores no creerán lo que leen, animo a los incrédulos a descargarse el programa de ayuda de la declaración de la renta (disponible sólo para windows), y a comparar una declaración de “trabajador por cuenta ajena” con una paralela en la que los ingresos brutos procedan únicamente de transmisiones de acciones (en la casilla 342) y/o de beneficios por compra-venta de inmuebles (en la casilla 360), en vez de provenir de retribuciones dinerarias (casilla 001 a 0).

En este ejemplo (50.000€), la diferencia entre especular y trabajar es de 3.639€ netos al año a favor de la primera opción. Conforme reducimos los ingresos totales, la diferencia entre ganar dinero trabajando y especulando se reduce, hasta alcanzar un punto de inflexión en torno a los 25.000€ brutos al año.

Por sus acciones los conoceréis

A la vista de los datos, parece que quienes verdaderamente se benefician de la nueva base del ahorro son precisamente los “contribuyentes con ingresos superiores a los 39.386 euros, que concentran el 62% del ahorro declarado. No sólo porque sean los que más fácilmente pueda acceder al ahorro, sino porque todo lo que ahorren tributará a un tipo que está por debajo del tipo mínimo de las rentas del trabajo (que es del 24%), y muy por debajo del que les correspondería tributar según sus ingresos totales (del 37% hasta 52.360 y del 43% a partir de esa cifra).

Con esta medida, el gobierno del Partido Socialista se descubre como el gran prestidigitador que es: capaz de combinar un discurso progresista con medidas que fomentan las desigualdades sociales. Demuestra también su capacidad para manipular a la ciudadanía con la ayuda de los medios de comunicación… aunque claro, seguramente todos los que deciden qué es noticia y cómo se cuenta cobran más de 39.386 euros brutos al año.

Esta medida no sólo reduce injustificadamente los ingresos con que el Estado sufraga servicios fundamentales para el bienestar de las personas, que aunque no se cobren hay que pagar, sino que favorece fiscalmente actividades que son el motor de las burbujas especulativas, que no sólo desestabilizan la economía sino que perjudican a amplios sectores de la población (encareciendo la energía, los alimentos y la vivienda, por citar tres ejemplos). Por todo ello, ya se ha propuesto la reintegración de los rendimientos del capital en la base imponible del IRPF, aunque dudo mucho que esta propuesta atraiga la atención de los medios de persuasión.

Estrategias de inversión para el pequeño ahorrador: Invertir en bolsa

La bajada de tipos de interés de principios de siglo y las altas rentabilidades acumuladas durante los últimos años han atraído hacia la Bolsa los ahorros de un gran número de pequeños inversores, deseosos de conseguir plusvalías. Hasta el Estado ha decidido invertir en Bolsa el excedente de las cotizaciones de la Seguridad Social para hacer frente a nuestras pensiones con los beneficios.

Sin embargo, la inversión en Bolsa es un juego peligroso. No me canso de ver inversores atrapados en valores de dudosa fiabilidad. Personas que no aprendieron la lección de Terra e invirtieron en Astroc. Por eso he recopilado los que considero son principios básicos para el pequeño inversor en una guía de supervivencia para invertir en bolsa.

Invierte sólo lo que te sobre, porque lo puedes perder

Seguramente el principio más importante para invertir en bolsa es que el dinero que vayamos a invertir sea nuestro y no lo necesitemos ni lo vayamos a necesitar durante los próximos 10 años, incluso en el caso de que tengamos una emergencia. También tenemos que ser capaces de asumir la pérdida en el caso de que la empresa quebrase de la noche a la mañana, como pasó con Enron.

En el caso de que os quepan dudas sobre alguna de los dos requisitos anteriores, será mejor que os mantengáis alejados de los mercados bursátiles, porque cuando lleguen momentos difíciles no tendréis libertad ni capacidad de maniobra y acabaréis malvendiendo vuestras acciones. Ni se os ocurra pedir dinero prestado para invertir, sólo faltaría perderlo todo y seguir pagando el préstamo más los intereses.

Sólo los ricos se hacen (todavía más) ricos

Hay que ser consciente en todo momento de nuestra condición de pequeño inversor. Mucha gente asocia la bolsa con historias de grandes pelotazos con los que la gente se enriquece de la noche a la mañana. Sin embargo, son pocos los que mueven suficiente dinero como para rentabilizar las fluctuaciones del mercado. A modo de ejemplo, una revalorización del 500% (realmente astronómica) para un inversor que hubiera invertido 2.000€ supondría unos beneficios de 8.000€, mientras que para otro que hubiera invertido 1 millón de euros representaría unas plusvalías de 4 millones (siempre antes de impuestos).

Además, el pequeño inversor debe asumir unos costes mayores en sus operaciones, ya que las comisiones mínimas por operación bursátil suelen ser el equivalente al de hacer operaciones por valor de 10.000€ o más (según la entidad) aunque no se mueva ese dinero. Motivo por el cual también se encarece la posibilidad de diversificar la inversión en diferentes valores, ya que se multiplican los gastos de gestión de la cartera. Si no podemos alcanzar el equivalente de inversión que corresponde con la comisión mínima por operación, conviene olvidarse de diversificar y centrarse en elegir los mejores valores del mercado como forma de protección contra el riesgo.

De igual modo, el pequeño inversor no tiene la misma capacidad para acceder y analizar la información financiera de las empresas, ni acceso a información privilegiada, ni fuerza en el mercado para influir en las cotizaciones. Por todos estos motivos, lo mejor es olvidarse del corto plazo, ya que el mercado siempre nos ofrecerá los “restos”.

Ten tu propio criterio, define una estrategia y asume las consecuencias de tus acciones

Cuando se trata de buscar información sobre la que basar una estrategia de inversión, el inversor independiente tiene muchos lugares donde acudir. Desde foros donde se “trapichea” con información privilegiada hasta medios de comunicación especializados, donde los expertos en mercados financieros revelan las claves que mueven la Bolsa. Todo el mundo parece saber dónde y cuándo invertir, pero los que arriesgamos dinero somos nosotros.

La primera regla respecto a la información bursátil es no creerse nada. Todo el mundo es parte interesada y los mercados financieros son (prácticamente) juegos de suma cero. Es decir, que cuando alguien gana es porque vende un activo, por más valor de lo que le costó, a alguien que está dispuesto a comprarlo a ese precio. Los únicos responsables de las decisiones que tomemos seremos nosotros mismos, así que antes de seguir cualquier recomendación resulta imprescindible contrastarla con los datos financieros. Si las recomendaciones de los analistas estaban equivocadas o la información que utilizamos no era tan privilegiada podremos consolarnos culpando a los demás, pero eso no nos devolverá el dinero.

Respecto a la información privilegiada, el problema es que no es fiable y, en el caso de ser cierta, pierde valor conforme se va difundiendo. Esto significa que siempre que se difunde es para manipular a los más incautos, bien sea porque directamente es falsa o bien porque se ha utilizado en beneficio propio y se busca multiplicar su efecto compartiéndola con otras personas. En cualquier caso, para cuando llega al pequeño inversor, aquellos que la utilizaron antes ya están recogiendo los beneficios, a nuestra costa, en una dinámica muy parecida a las estructuras piramidales.

No es de extrañar que los valores más especulativos sean el tema de conversación favorito en los foros de rumorología financiera. Mi recomendación es alejarse de estos lugares y de los valores de los que se hable mucho en comparación con su relevancia económica (es normal que se hable de las grandes compañías con regularidad).

Otro frente informativo lo protagonizan los expertos en mercados financieros, principalmente personas que trabajan para gestoras de fondos de inversión y otros analistas “independientes”. Desde su posición de expertos, ofrecen de forma “desinteresada” recomendaciones sobre dónde invertir, que los medios de comunicación especializados se encargan de divulgar. Estos expertos, que nos orientan sobre cómo invertir, también participan en el mercado. De hecho, viven de gestionar las inversiones de sus clientes para conseguir una rentabilidad por encima de la de los mercados en los que invierten. Creo que el conflicto de intereses es evidente, y su imparcialidad susceptible de ponerse en tela de juicio.

¿Alguien duda que antes de cambiar la recomendación de determinados valores de “Vender” o “Mantener” a “Sobreponderar” o “Comprar”, cualquier gestor sensato habrá comprado tantas acciones como halla podido? ¿O que cuando se revisa el precio “objetivo” (objetivo entendido como meta a alcanzar, no como precio real) no se está tratando de dar un empujoncito al valor? Más de una vez he observado como se deja de hablar de valores cuando son claras opciones de compra (valoraciones bajas y/o a punto de desembolsar cuantiosos dividendos) mientras se insiste en recomendar comprar otros que acumulan fuertes revalorizaciones. Estos “expertos” deberían aclarar, cuando hablan de buenas oportunidades de negocio, para quien son buenas, ya que no merecen demasiada confianza.

Evidentemente, estos “expertos” no pueden ofrecer malas recomendaciones a los inversores independientes, ya que tarde o temprano acabarían por perder su estatus y, con él, la posibilidad de influenciar la dinámica de los mercados en beneficio propio. En vez de eso, se suele optar por hablar de otros valores sobre los que ya se ha operado o se quiere operar, de modo que aumente la presión compradora o vendedora de los inversores independientes.

Para todo pequeño inversor, la mejor opción es definir una estrategia clara y ceñirse a ella, ignorando todo el ruido que nos llega desde los mercados.

Inversión a largo plazo

Ya hemos visto como el pequeño inversor tiene muy difícil aprovechar las fluctuaciones del mercado, y debe aferrarse a las tendencias. Lo cual implica que debe tener una mentalidad de inversión a largo plazo, entendida a 5 años vista o más.

Uno de los aspectos que mejor se pueden aprovechar del capitalismo es que su único objetivo es crecer, generalmente hasta colapsarse. El lema es superar los resultados económicos del ejercicio anterior, independientemente de las circunstancias de mercado. Las empresas que cotizan en bolsa lo saben bien y son expertas en lograr este objetivo cada año.

Esta huida hacia delante del capitalismo tiene un efecto acumulativo sobre el valor de las inversiones, hasta tal punto que incluso las peores crisis económicas se superan con el paso de los años hasta alcanzar nuevos máximos, y sufrir nuevas crisis.

En un entorno económico controlado y estable, como el que tenemos en la actualidad, se puede esperar obtener buenos beneficios incluso después de descontar los efectos de las crisis, guerras, etc. Estudiemos el efecto acumulativo de mantener una inversión en el tiempo. A continuación se muestra la evolución de la inversión de 100 unidades monetarias con una rentabilidad anual media del 8%.

100 -> 108 (+8) -> 117(+9) -> 126(+9) -> 136(+10) -> 147(+11)
 -> 159(+12) -> 171(+12) -> 185(+14) -> 200 (+15) -> 216 (+16)

Observe la rentabilidad crece exponencialmente con el tiempo. Hasta el punto de que al noveno año ya hemos doblado el valor de la inversión (sin contar los dividendos) y al décimo la rentabilidad anual es el doble de la que obtuvimos el primer año. En la vida real las proyecciones son mucho más favorables. Por ejemplo, Telefónica ha multiplicado su valor por 3,5 desde 1995 (12 años), si bien es cierto que ha habido altos y bajos, como puede observarse en el gráfico.

Si quiere hacerse rico puede conseguirlo, sólo necesita (mucho) tiempo. Así que cuanto antes empiece a invertir, antes lo podrá conseguir.

El precio de la acción no indica si está cara o barata

Otro principio importante es que el precio de la acción es irrelevante para el inversor. Una acción que cueste 100€ puede ser barata o cara, según los beneficios de la empresa y la rentabilidad por dividendo que ofrezca. Como inversor, me da igual invertir 1000€ comprando 100 acciones de 10€ o 10.000 acciones a 0,1€ si ambas me ofrecen una rentabilidad el 3%. Elija una opción u otra obtendré exactamente el mismo beneficio en Euros.

El pequeño inversor suele percibir poco potencial de revalorización y mucho riesgo en acciones por encima de 50€ mientras que percibe poco riesgo y mucho potencial de revalorización en acciones por debajo de 5€, donde “es difícil que caiga más abajo” (el suelo está cerca) y “a nada que suba 50 centimillos, ya gano el 10%” (pequeños incrementos suponen fuertes variaciones). Cuanto más barato el valor, mayor variación porcentual supone un céntimo arriba o abajo, y más duros hay que ser por arañar hasta el último.

Invertir sólo en empresas que den dividendos

El tipo de empresa que no da dividendo es aquella que no logra obtener beneficios (empresas de nueva creación y/o con problemas como, por ejemplo, Banesto desde su casi quiebra hasta 2006) o la que ha decidido no hacerlo. En cualquier caso se trata de una mala elección para invertir. Si no hay dividendo, el valor debería quedar descartado para un pequeño inversor.

Aunque el primer caso (invertir en una empresa en pérdidas) parece bastante obvio, el segundo no siempre lo es. Al fin y al cabo, si la empresa genera beneficios pero no da dividendo (como, por ejemplo, Google), todo el dinero que se tendría que destinar a la retribución al accionista quedará disponible para que la empresa lo reinvierta en generar más beneficios en el futuro, y crecer más rápidamente. El pago de dividendos merma la capacidad de revalorización de la acción así que, ¿por qué debería el inversor preferir el dividendo en efectivo?

La respuesta a la pregunta se resume en que los beneficios por la revalorización del valor de la acción no lo son hasta que se venden las acciones. Mientras, están expuestos a crisis económicas, fluctuaciones de la bolsa, malas decisiones empresariales, sanciones por violación de las leyes, ataques de otras empresas, etc. El dividendo cobrado queda fuera del ámbito de la empresa y, por tanto, a salvo de futuros acreedores: Permite recuperar parte de la inversión, minimizando el riesgo de pérdida del capital inicial, y ofrece al pequeño inversor la libertad de hacer lo que considere mejor… incluso reinvertirlo en la empresa.

Invertir sólo en empresas GRANDES

A la hora de elegir valores, es preciso elegir compañías grandes y, preferentemente, que coticen en los índices bursátiles más importantes. Estas compañías, los pilares de la economía, son objeto de constantes auditorias por su importancia y tamaño. Esto garantiza al pequeño inversor que 1) Es más difícil ocultar la situación real de la compañía, y 2) Si la empresa va mal es porque el futuro es negro para todos.

¿Alguien se imagina a Telefónica o BBVA en pérdidas? Si llegase el caso, mi inversión no valdría nada independientemente de dónde hubiese invertido y, probablemente, mi dinero ya no tendría el valor que tuvo e, incluso, es posible que no pueda sacarlo del banco. Sin embargo, sí es posible que la actividad delictiva de un gestor acabe arruinando una pequeña empresa y los inversores ni se enteren. O que esa misma empresa cierre por no poder seguir ofreciendo productos competitivos sin que la economía se resienta (exceptuando la de los pobres trabajadores).

Que un valor cotice en un gran índice no garantiza que la empresa no pueda quebrar, sólo que es más difícil que lo haga por sorpresa. De ahí la importancia de invertir en estas empresas, pero también la importancia de estar dispuestos a perder toda nuestra inversión. Sin embargo, que un valor cotice en un gran índice no es suficiente para considerarlo una buena inversión… Hay que fijarse bien tanto en el PER como en su rentabilidad por dividendo.

PER: Ratio precio / beneficio

El PER es el resultado de dividir el precio de la acción entre el beneficio por acción de la empresa. Si, por ejemplo, una empresa ha ganado 1€ por acción en los últimos 12 meses y cotiza a 12€, su PER será de 12€/ 1€ = 12. Visto de otro modo, el PER nos indica el número de años que serían necesarios para que la empresa pudiera comprarse a sí misma si se mantuvieran beneficios y precio constante. Si dividimos 1 entre el PER, obtendremos el porcentaje de rentabilidad de la empresa a precios de mercado, en el caso anterior 8,33%.

Casi todos los sitios de información bursátil informan del PER de cada valor, con lo cual es un dato fácil de conocer. Por lo general, se considera que un buen PER para comprar entre 10 y 15, aunque hay que tener en cuenta que es un indicador potencialmente engañoso. Por debajo de 10 puede significar que la acción está infravalorada, pero también que los beneficios de la empresa están en claro declive. Por encima de 20 puede indicar que la acción está sobrevalorada, pero también puede indicar que la empresa está incrementado considerablemente su capacidad de obtener beneficios (aunque como todavía no se han publicado, el PER es alto).

PERs altos suelen indicar acciones sobrevaloradas y/u oportunidades perdidas, con lo cual estos valores no suelen ser de interés. Los valores interesantes para comprar son los de PER menor de 15, pero sabiendo diferenciar lo barato de la morralla.

Rentabilidad por dividendo

La rentabilidad por dividendo es el resultado de dividir la suma de dividendos entregados por acción durante los últimos 12 meses entre el precio de la acción. Al igual que el PER, es un dato que se publica con frecuencia y suele rondar el valor de los tipos de interés. El motivo es sencillo. Si la rentabilidad de invertir en bolsa es superior a la de tener el dinero en el banco, todo el mundo compraría acciones… hasta el punto en que los precios subirían tanto (por la demanda) que dejaría de ser más rentable. Entonces el dinero volvería a los bancos, por el riesgo que implica la bolsa. Este es, a grandes rasgos, el ciclo de los mercados.

En el caso de la empresa del ejemplo del PER anterior, si decidiera distribuir dividendos entre sus accionistas por valor de 0,8€ por acción y el precio se mantiene en 12€, la rentabilidad por dividendo sería del 6,67%, bastante por encima del IPC.

Un buen valor es aquel que ofrece una rentabilidad por dividendo ordinario por encima los tipos de interés y del IPC. Hago especial énfasis en lo de dividendo ordinario, ya que en ocasiones las empresas generan plusvalías puntuales no relacionadas con la actividad principal de la empresa que inflan artificialmente la rentabilidad por dividiendo en los 12 meses siguientes a producirse y reducen el PER de la compañía.

Aunque la rentabilidad por dividendo fluctúa, suele mantenerse cerca de los tipos de interés. Sin embargo, las empresas aumentan constantemente sus beneficios, año tras año. Esto significa que, por lo general, la rentabilidad por dividendo de una inversión crece junto al precio de la acción a lo largo del tiempo, igual que crecen los beneficios de la empresa (suponiendo que todo marche bien). Veamos un ejemplo: Ud. compró Endesa en 2002 a 10,85€ y una rentabilidad del 6%. En 2007 Endesa vale 40€. Con una rentabilidad del 6% a precios de hoy, y con una rentabilidad del 24% respecto los precios a los que Ud. compró. ¡Le felicito! Ni las hipotecas suben tanto.

Evaluar cada valor según el perfil del inversor. El Ratio Fundamental

A continuación describiré lo que he decidido denominar “Ratio Fundamental”. Se trata de un sistema para valorar el atractivo por fundamentales de los valores en bolsa a partir de su rentabilidad por dividendo y PER, con independencia del precio al que coticen.

Para calcularlo tan sólo hay que hacer la media entre:

  1. La rentabilidad por dividendo multiplicada por el precio (Hay que tener en cuenta que el 3% es 0,03).
  2. El precio dividido por el PER.

Una vez calculada la media, hay que dividirla entre el precio de la acción y multiplicarla por 100 para obtener un %.

A pesar de su sencillez, este sistema permite al pequeño inversor tener un criterio propio y objetivo sobre sus opciones de inversión, sin depender de analistas “independientes” ni pagar a gestores de fondos. Cada uno puede decidir qué Ratio Fundamental mínimo debe tener un valor para invertir en él. Según mi criterio, a partir del 5% estamos ante una buena oportunidad de compra.

También permite ajustar el ratio al perfil del inversor ponderando el peso de los factores utilizados en la media. Un inversor más conservador dará más peso a la rentabilidad por dividendo multiplicada por el precio, mientras que otro más especulador dará más peso al precio dividido por el PER.

A continuación adjunto a modo de ejemplo un resumen con los Ratios Fundamentales de los valores que componen el IBEX-35 y algunos otros valores seleccionados del mercado continuo a 18 de junio de 2007.

Ticker Último Rt/Div PER Ratio F.
COL	3,95	11,42%	16,41	8,76%
SAB	8,16	10,17%	15,01	8,42%
MVC	80,85	2,04%	9,02	6,56%
SAN	13,87	3,75%	11,25	6,32%
ELE	39,99	6,49%	16,33	6,31%
A3TV	15,53	5,47%	14,65	6,15%
TL5	21,57	5,94%	16,1	6,08%
BBVA	18,43	3,46%	11,63	6,03%
REP	28,87	3,33%	11,99	5,84%
ACX	18,89	2,12%	11,08	5,57%
TEF	16,51	3,63%	13,47	5,53%
POP	14,22	3,45%	13,6	5,40%
MAP	3,63	2,48%	12,52	5,23%
FCC	70	2,64%	14,45	4,78%
IDR	18,12	4,08%	19,15	4,65%
BTO	17,69	2,54%	15,36	4,53%
SYV	38,58	1,30%	14,21	4,17%
ACS	48,02	1,67%	16,33	3,90%
BKT	65,15	1,98%	17,42	3,86%
ENG	18,53	2,32%	18,53	3,86%
REE	34,15	2,30%	19,19	3,76%
IBE	44,7	2,17%	21,75	3,38%
ALT	50	2,10%	21,46	3,38%
UNF	41,71	0,96%	17,35	3,36%
GAS	44,37	2,03%	21,5	3,34%
ABE	23,51	2,13%	22,49	3,29%
IBLA	3,83	0,52%	17,49	3,12%
ITX	44,85	1,49%	23,77	2,85%
AGS	26,9	1,62%	26,87	2,67%
FER	73,95	1,35%	25,64	2,63%
GAM	27,6	0,75%	25,9	2,31%
ANA	204,8	0,52%	26,04	2,18%
NHH	16,77	0,00%	26,65	1,88%
SGC	29,94	0,00%	59,88	0,84%
CIN	11,89	0,00%	0	0,00%

Conclusiones

A grandes rasgos, todo lo expuesto constituye la que creo es la mejor estrategia que puede adoptar un pequeño inversor que no quiera salir trasquilado de juego de la Bolsa. Espero que mis consejos, que os resumo a continuación, os ahorren malas experiencias. Como siempre, cualquier comentario es bienvenido. Buena suerte.

  • Toma tus propias decisiones, y responsabilízate de sus consecuencias. Esto incluye el decidir seguir los consejos que un desconocido, que ni siquiera es economista, da en un blog.
  • Invierte sólo dinero que te pertenezca, estés 100% seguro de que no vas a necesitar en los próximos 10 años y estés dispuesto a perder en el próximo crack de la bolsa.
  • Invierte en valores clave para la economía y de alta capitalización. A ser posible que pertenezcan a algún índice importante como IBEX 35, EUROSTOX 50, S&P500, NIKKEI.
  • Consulta las estimaciones de resultados para el año en curso y el siguiente, e invierte sólo en aquellos que tengan expectativas de crecimiento de sus beneficios.
  • Invierte sólo en empresas que den dividendo y, preferentemente, con una rentabilidad por dividendo ordinario mayor que el IPC.
  • Calcula el Ratio Fundamental de los valores que te interesan, y compáralo con el de otros valores para conocer las opciones de inversión más rentables del momento. Invierte preferentemente en valores con Ratio Fundamental mayor de 5%.
  • Revisa con lupa aquellos valores con Ratios Fundamentales altos, especialmente en lo que respecta a beneficios extraordinarios y splits en los últimos 12 meses.
  • Ten MUUUUUCHA paciencia para recoger los frutos de tu inversión. Hay que aprender a no dejarse llevar por el pánico en los momentos de crisis (ya que nuestras inversiones estarán en empresas sólidas) ni por la codicia en los momentos de bonanza (cuidado con las modas y los rumores).
  • No olvides pagar tus impuestos.